¡CÁDIZ, BENDITA PENITENCIA!

Por Jorge González

No nos engañemos. Vamos a sufrir. Para cualquier objetivo, para cualquier empresa. El discurso de Cervera y los jugadores es seguir, seguir y seguir. Como un penitente arrastrando cadenas. Sin saber si sus pecados serán expiados y sin rumbo concreto. El destino lo marca el siguiente paso a golpe de cadena.

Hoy ha habido de todo ante un gran equipo como el Huesca. Hemos podido ganar o perder, pero la penitencia nos ha conducido por la calle de enmedio. Un Cádiz intentando dormir y cansar al rival se ha vuelto a dar de bruces con un gol en contra. Y sólo a partir de ese momento el equipo ha sacado el hambre para marcar.

No siempre funciona la estrategia de Cervera de llegar al minuto setenta con el cero a cero y una buena jugada del Huesca y mal defendida, nos penalizó.

El Cádiz se recompuso y el Huesca se echó atrás ante las acometidas de Salvi y Álvaro García. A los cinco minutos de la segunda parte, el Cádiz rompió el cántaro. Otra vez él. Otra vez el capitán guiando a los suyos y tocando a rebato.

A partir de ese momento, el partido se convirtió en un correcalles en el que pudo ganar cualquiera. Un punto aparentemente insuficiente, pero que sirve al Huesca para recuperar el liderato y al Cádiz para seguir arriba a sólo tres puntos del Huesca.

Próxima parada de penitencia, Vallecas, destino maldito para los amarillos. El penitente sigue adelante sin saber su destino, pero sigue adelante.

¡CÁDIZ, BENDITA PENITENCIA!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies