¡CORDERO, FÍCHALO!

 

Fue el referente de ese Cádiz dorado de mediados del 2000. Cuando el partido se enquistaba. Cuando el árbitro se excedía con el amarillo. Cuando al equipo le faltaba empuje, ahí estaba él. Desquiciando a los rivales. Calentando a los ya de por sí calientes. Apretando al arbitro cuando no nos respetaban.

Es el perfil de jugador del que hemos carecido este año. Esa ‘maldad’ que nos ha faltado esta temporada en muchos partidos. El saber leerlos. Controlar al jugador que ya estuviera a mil pulsaciones y forzarle la tarjeta. Todo eso se ha echado de menos y don Andrés, lo representaba a la perfección.

Cordero, como hombre de fútbol, conoce al milímetro, las necesidades de este Cádiz, y a buen seguro, tendrá en cartera el perfil de un ‘canchero’. Como don Andrés.

Fue santo y seña de esos tres maravillosos años que se hicieron muy cortos. Y para la próxima temporada vamos a necesitar su espíritu.

¡GRANDE, U-RU-GUA-YO!

 

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies