DOCE AÑOS NO SON NADA

 

Un día como hoy, hace doce años, el cadismo volvió a alcanzar la gloria. Ríos de tinta han llovido sobre el portentoso gol de Oli, sobre el ascenso de Chapín y sobre esos hombres que lucharon por una idea. Era la idea de un entrenador. Un viejo rockero uruguayo del fútbol, que ya nos entrenó en la mejor temporada de la historia del Cádiz en la 87/88. Esa idea vino doce años después. El Cádiz, a partir de la temporada 92/93, naufragó por los mares de la Segunda y Segunda división B. Pero esos hombres tenían una idea. Un pálpito. Con una base de Segunda B y algunos retoques, estos hombres comandados por Víctor Espárrago, ascendieron al lugar que doce años antes abandonaron. En Jerez se consumó la gloria…

Y tal día como hoy, de nuevo, hace doce años, nos encontramos jugando un partido para ascender. El destino es caprichoso con nosotros. Otros doce años más de sufrimiento y desierto. Otro equipo con una base de Segunda B y con retoques, busca su camino a la gloria en Tenerife. Por un hombre al que tildaban de loco, de pusilánime y de tener poca personalidad. Con su estilo, su idea y su forma de sentir el fútbol, doce años después, podemos volver a la élite. A esa división que los cadistas creemos que nos pertenece. Después de doce años. Después de veinticuatro. Volver a la división que muchos cadistas no han conocido, volver a la división, donde muchos éramos aún jóvenes. Volver a nuestra tierra prometida. No  nos falléis.

DOCE AÑOS NO SON NADA. A POR ELLOS.

 

 

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies