“LAS VERDADERAS RAZONES DE MI APOYO A PINA Y RAFAEL FERNÁNDEZ”

Foto: La Voz Digital

 

Por J. R. López Rivas.

Artículo extraído del foro ‘Catacumbas Cadistas’. 

Aunque no me gusta tirar demasiado de tópicos y frases hechas, no son de buen estilo a la hora de redactar, pero en esta ocasión es obligado comenzar citando aquello de “cree el ladrón que todos son de su condición”. Aquellos, a los que tuve la oportunidad de conocer en lo bueno, también los conocí en lo malo, y si bien ellos, que tanto cadismo cacarean, tuvieron siempre la tentación de arrimarse a lo conveniente por otras razones personales, piensan que eso es norma general. O lo piensan, o es el recurso chabacano que utilizan para desacreditar al que se les opone. Acertada o equivocadamente, algunos no damos continuos bandazos. El único cambio que se podrá observar en mi caso, por ejemplo, es otorgar confianza a una persona o a una opción, y después confirmarla o no, incluso reconocer el error cometido. Pero dista mucho de ir pegando saltos sin motivos comprensibles, con el único afán de buscar una buena sombra.

Algunos hemos sido acusados de estar manejados desde la sombra por Quique Pina o por Rafael Fernández; nada más alejado de la realidad. En mi caso, mi apoyo a Pina como gestor deportivo y empresarial del Cádiz es por el convencimiento de que ha demostrado tanto en este club como en otros, su capacidad de llevar a cabo un proyecto a cotas muy altas. En la gestión de club, cuenta con profesionales de cualificación sobresaliente en el fútbol, que también ofrecieron resultados, para nosotros desconocidos durante tantos años. En la gestión deportiva, sus profesionales tienen un ojo excepcional para valorar futbolistas, encontrar talentos y obtener de ellos el mejor rendimiento, y son capaces de acceder a contactos y mercados que para otros gestores está más que complicado.

Los inconvenientes que algunos le colocan a Pina, no es cadista y pretende ganar dinero con el Cádiz. Hace ya mucho que yo no le pido a un gestor que sea cadista como el que más, sino que haga un buen trabajo y de forma profesional con este club. Sobre su pretensión de rentabilidad económica, no solo la veo lícita, es más, se lo deseo porque cuanto mejor le vaya, mejor le habrá ido a este club. Hoy por hoy estoy convencido que coincide en mi idea de que para que una empresa sea rentable es necesaria potenciarla, al contrario de lo que hacen otros, el pelotazo a corto plazo o mientras dure. De momento no se puede discutir lo que ha ido aportando a este club en plantillas y en lo económico.

Sobre Rafael Fernández. De entrada su trayectoria profesional no es que sea destacable, es que a menudo no se valora a alguien que ha creado una empresa como Puerto y Bahía partiendo de una ciudad tan deprimida en lo empresarial y lo económico. Es ahora cuando le llegan los reconocimientos en el mundo empresarial e institucional en Cádiz, pero no solo hablamos de una empresa que se circunscribe a la ciudad, la bahía o la provincia con la creación de empleo que supone, sino que está en una enorme expansión nacional e incluso internacional.

En lo futbolístico, aquí nadie podrá discutir su cadismo. Aquí la pureza de sangre cadista es indiscutible, le viene de su padre. A las pruebas que hay que remitirse. Su empresa ha venido patrocinando al club desde los momentos duros de 2ªB, primero en los banquillos y después en las camisetas, con el nombre de su empresa donde no figuraban los de los jugadores y en la parte de abajo cuando hubo de dejar espacio para ello. Apostó por adquirir un enorme paquete de acciones de los minoritarios cuando se afirmaba que ningún gaditano invertía en el Cádiz y el club solo tenía esperanzas de salir algún día de la 2ªB. Tuvo que reafirmar su apuesta económica por el Cádiz acudiendo a la ampliación de capital, en un momento nada aconsejable por el conflicto Pina-Vizcaíno. El mundo empresarial tiene una máxima, a veces el mejor beneficio es pararse y no perder más dinero, por lo que su apuesta reluce aún más.

Algunos, para desprestigiarle le ponen la etiqueta de testaferro de Pina, otra maledicencia más y que nadie ha podido demostrar. En todo caso pueden tener buenas relaciones y son dos líneas coincidentes que por lo que aportan, a mi me ilusionarían en un futuro Cádiz, una vez resueltas las disputas. Creo que habré coincidido con Rafael Fernández en un par de encuentros esporádicos y no tengo porque dudar de sus palabras cuando en una ocasión me afirmó la ilusión que le hizo poner el nombre de su empresa en los banquillos del estadio al que su padre comenzó a llevarlo de pequeño y que después continuaron con el paso de los años.

En definitiva, serían para mi patas de un Cádiz renovado y no esa continuación que estamos teniendo de Muñoz, incluso hasta con casi las mismas caras. Todo lo demás, maledicencias de las arpías que nada aportan y mucho dañan.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. miguel dice:

    desgraciadamente, esto solo lo ven unos pocos, vizcaino se ha encargado poco a poco de silenciar a toda voz discrepante, incluida brigadas amarillas

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies