VOLVEMOS A CASA

Parece que hace años del Cádiz-Tenerife y ni siquiera hace dos meses.

Y volvemos al templo donde cada año depositamos nuestras ilusiones. Con dos mil cadistas más entregados a la causa. Con la ilusión de ver jugar a los nuevos y dar una buena imagen en nuestro Trofeo.

Con los nuevos cadistas. Niños a los que sus padres lo llevan de la mano a vivir aventuras que quedarán por siempre grabados en su memoria. Acordándonos de los que ya no están y que nos grabaron en el ADN, que no hay nada más grande que un escudo, el amarillo y el azul. Sin Ligas, sin Copas y sin Torneos nacionales o internacionales, pero con momentos imborrables en la historia de un pueblo que se negó a ser pequeño.

Volvemos al templo donde hemos vivido, sufrido y disfrutado de momentos épicos. Donde vimos al indio al que no le importó la fama, ni la gloria. Que sólo vino a disfrutar del fútbol y donde se convirtió en el mayor futbolista que la historia ha dado.

Volvemos al templo donde la cantera fue un bastión de supervivencia y de coraje. Con los Juanito Mariana,Luque, Juan José, los hermanos Mejías, Manolito, Kiko o Amarillo.

Volvemos a esa historia por hacer. A esa historia aún por escribir.

Volvemos a la casa de Hércules. Y eso, son palabras mayores.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies