“THE BUSSINESS MUST GO ON”

Foto Cadena Ser

Pues nada, era cuestión de horas que esto salpicase a todo lo relacionado con grandes afluencias de público. El coronavirus sigue sembrando el caos y la histeria colectiva. Si en Italia, la zona más afectada del brote de infección ya se habían tomado medidas con acciones preventivas. Ahora, le toca el momento a España.

Una medida que está levantando ampollas y que no ha tardado en colapsar las redes sociales con tuits como el del capitán roteño, José Mari, donde apuesta por el aplazamiento de jornadas en vez de encuentros a puerta cerrada.

Y es que si la situación requiere de ciertas medidas preventivas para evitar el rápido contagio de la cepa del virus, por esa regla de tres, deberían estar prohibidas las reuniones en los aledaños del estadio o actos de hermanamientos entre aficiones como la que se tenía preparada para este domingo entre franjirrojos y amarillos.  Algo difícil de controlar y potencialmente igual de peligroso que asistir al graderío.

Parece que el negocio debe continuar, aún se vulneren sus propias reglas de grada de televisión y sanciones por bajo aforo, porque lo que prima son los derechos de imagen vendidos a paises con alto índice de afectados, para que puedan ver el fútbol tranquilos desde casa, mientras que los aficionados se ven perjudicados y ninguneados, porque por lo que viene siendo la salud en si, esto deja mucho que desear.

 

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies