TODA ACCIÓN TIENE SU REACCIÓN

Como dice la tercera ley de Newton, “toda acción tiene una reacción”. Una reacción que se buscó desde el descanso. Siendo consciente de la ineficiencia del planteamiento propuesto desde inicio, Álvaro Cervera, trató de poner remedio al poco bagaje ofensivo desarrollado. Apostando por meter en el verde a un hombre que fuese capaz de fijar la posición de la zaga ilicitana y otro hombre que explotase la velocidad por banda. La apuesta funcionó. La remontada pudo llevarse a cabo, gracias a las modificaciones planteadas por el míster  que supo leer a la perfección lo que el encuentro requería.

El resultado no pudo salir mejor, cinco goles anotados, a cada cual más bello, recuperación de confianza de hombres claves, tercera victoria consecutiva del equipo y sobre todo, volver a recobrar las buenas sensaciones, vital para la autoestima y la moral.  Una mañana perfecta donde todo ha quedado redondo, Carranza ha disfrutado de lo lindo con su equipo, su técnico y viceversa.

Esperemos que  la, mejor versión de este Cádiz, haya vuelto para quedarse, y que la reacción perdure hasta final de temporada.

 

 

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies