UBI CONCORDIA, IBI VICTORIA

Corren tiempos convulsos para la familia cadista. División de opiniones y criterios florecen en cada rincón. La inesperada imagen del equipo mostrada en los tres últimos encuentros disputados en Carranza, han disparado multitud de conspiraciones en torno a la situación de la plantilla y del vestuario.

Desavenencias, injerencias y millones de obstáculos se posicionan como explicación a lo sucedido, extendiendo una profunda y densa nube negra que se cierne sobre el equipo, impidiéndole ver el exterior. Demasiada parafernalia para una explicación tan simple. Creamos tantas expectativas que cuando no se ven cumplidas con inmediatez, pasamos a buscar los tres pies al gato.

Nueve jornadas restan por delante, nueve jornadas para calibrar el verdadero objetivo que se pretende, nueve jornadas para fomentar la unión de todo el cadismo, porque solo la unión, nos dará la victoria. Dejemos cuchicheos, rumores y cotilleos para final de temporada, puesto que a estas alturas no sirven para nada. Intentemos navegar en la misma dirección, atravesemos este océano azul intenso todos juntos y preparémonos para asumir nuestro destino cogidos de la mano. De las manos de cadistas sobre cadistas que luchan por el mismo sentimiento salido del corazón y que perfora las mismísimas entrañas y que la titánica figura de Hércules nos acobije bajo sus brazos.

Por eso ahora más que nunca, Ubi concordia, ibi victoria.

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies